¿Alguna vez has recibido ofertas, promociones, confirmaciones de compras o newsletters en tu correo electrónico? Todos son ejemplos de estrategias de e-mail marketing, una opción que puedes implementar para llevar tu empresa a otro nivel. Esta herramienta te permite mantener una comunicación constante con tus clientes actuales y enviar mensajes a tus compradores potenciales. Atrás quedaron los días en los que los correos electrónicos solo se llenaban de contenido inservible.

De acuerdo con un informe de 2015 por la Asociación Española de la Economía Digital, el e-mail marketing es un medio óptimo para posicionar una compañía. Sus resultados revelan que el 80% de los usuarios consulta su correo electrónico varias veces al día. Sin duda, se trata de una gran ventana para enviar de uno a tres mensajes semanales a esas personas. ¿Y con qué proveedor de servicios? La investigación indica que Gmail es el que más posee terreno, con un 74%.

El e-mail marketing tiene un retorno de inversión alto, pues en promedio devuelve 38 dólares estadounidenses por cada uno que inviertas. Si quieres aprovechar ese beneficio y alcanzar un gran éxito, te dejamos cinco consejos prácticos para explotar esta forma de mercadeo.

Construye una lista de contactos

El primer paso para ejecutar el e-mail marketing es organizar un grupo de correos electrónicos a los cuales enviar los mensajes. Para cumplir este primer paso, te sugerimos no comprar una lista de correos electrónicos. Si eliges esta alternativa, estarías enviado contenido a personas que nunca decidieron interactuar contigo. Además, muchas suelen contener direcciones falsas o inexistentes.

Para construir una buena base de datos, te recomendamos habilitar en tu plataforma un espacio en el que los usuarios puedan registrar sus correos electrónicos. Se trata de una excelente forma de asegurarte de que enviarás mensajes a quienes sí desean recibirlos. Puedes valerte de algunas herramientas de recolección de e-mails, como Hellobar u OptiSkin.

Diseña una plantilla

Luego de establecer con quiénes mantendrás comunicación, el siguiente paso es elegir una plantilla sobre la cual escribir el contenido. Hay dos opciones: puedes crear una de cero con HTML, o puedes implementar unas prediseñadas por herramientas como Mailchimp.

Sin importar cuál escojas, lo importante es que tu plantilla sea responsiva. Esto significa que se debe adaptar a todos los dispositivos: celular, computadora o tableta. Además, es muy favorecedor que la plantilla te permita jugar con texto, imágenes e incluso videos.

Aporta valor

Ya tienes el quién. Ya tienes el dónde. Ahora vamos al qué. Para saber qué contenido debes enviar, te invitamos a pensar en cómo puedes aportar en las vidas de tus contactos. Las personas casi siempre esperan recibir algo luego de enlistarse en una plataforma, por lo que no deberías quedarte con las manos vacías.

Cuando elabores el contenido de tus correos, puedes ofrecer una infinidad de beneficios: guías, libros digitales, recomendaciones, promociones especiales, ofertas, accesos exclusivos e incluso invitaciones a eventos. Sin importar qué ofrezcas, recuerda que tu mensaje debe finalizar con un llamado a la acción. Tu objetivo es conseguir que los usuarios actúen de una manera que beneficie sus intereses y los tuyos.

Segmenta y personaliza

El contenido que decidas incluir en tus campañas de e-mail marketing debe ser personalizado a los receptores. No hay un desastre más grande que hablarle a una persona en un lenguaje que no comprende. Esto quiere decir que cada correo debe abordar los gustos y los intereses particulares de una comunidad.

¿Cómo logras personalizar los mensajes? La respuesta está en establecer segmentos en función de una característica de los clientes. Puedes agrupar a personas con base en su edad, residencia, estado civil, género, entre otros rasgos. Así, por ejemplo, sabrás que una promoción de un viaje de pareja quizás aplicará mejor a quienes estén casados.

Aprovecha los asuntos

Por último, es vital que nunca olvides que cualquier contenido se desperdiciará si las personas no lo abren nunca. Por eso, la clave del e-mail marketing está en el asunto de cada correo. Es fundamental que redactes los asuntos de manera que sean irresistibles para las personas. Usa palabras sencillas y frases cortas, para que tus mensajes no sean difíciles de leer en medio de un mar de material en la bandeja de entrada.

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *